jueves, 10 de febrero de 2011

Biomas

Se conoce como Bioma a aquella determinada parte del planeta tierra que comparte clima, vegetación y fauna. Es decir, el bioma es el conjunto de ecosistemas característicos de una zona biogeográfica, el cual será nombrado a partir de las especies vegetales y animales que predominen en el y que de alguna manera serán las más adecuadas para residir en el mismo.
Un bioma se encuentra estrechamente influenciado por el tipo de suelo, clima y la topografía que existe en el lugar en cuestión y que obviamente presentará diferencias entre uno y otro bioma; las especies que viven y se desarrollan en un bioma pueden no conseguirlo en otro y esto será justamente porque existen especies que se adaptan a ciertas condiciones naturales mientras que otras no pueden hacerlo.
Cada uno de los biomas que existen en el planeta ostenta en su interior asociaciones vegetales y animales similares que conforman, en el mencionado conjunto de biomas, la biósfera que es parte de la tierra y el lugar en el cual tiene desarrollo la vida.
Los principales biomas del planeta son los siguientes…
Las Selvas, las cuales abundan en los climas ecuatoriales y se caracterizan por la recepción de abundantes lluvias durante el año. Se destacan por su biodiversidad, habiendo una enorme variedad de animales y plantas, estas últimas de gran porte, siendo la más extensa la del Amazonas de 6.000.000 de km cuadrados.
Las Sabanas, por su lado, son llanuras que se encuentran ubicadas entre los trópicos, presentando una disminución en su vegetación cuando se alejan de la zona ecuatorial. Cuentan con arboleda separada por hierbas y de alguna manera resultan ser una zona intermedia entre la estepa y el bosque.
En tanto, los bosques, se desarrollan en aquellos climas mayormente húmedos que cuentan con frecuentes precipitaciones y en los cuales predominará una especie de árbol que será la característica del bioma. Hay bosques de clima frio, como ser los taigas en América del Norte, que presentan una mayoría de árboles perennifolios (hojas que no se caen) y de coníferas; otro tipo son los bosques caducifolios, porque por el contrario sus hojas si se caen en el Otoño.
Las tundras, se encuentran cerca de los polos, en donde el agua presenta forma de nieve. Solamente es factible encontrar musgos, líquenes y hierbas escasas.
Los pastizales son propios de zonas templadas con pocas precipitaciones, sus suelos son tan fértiles que cuentan con gran cantidad de material orgánico; predominan las hierbas empleadas para pastoreo.
Estepas, también características de lugares con pocas lluvias, predominan las hierbas y arbustos.
En los montes, característicos de climas secos, hay árboles pequeños y arbustos espinosos.
Y los desiertos, zonas en las que prácticamente no hay agua, se destacan en las zonas tropicales y sólo permiten el desarrollo de plantas xerófilas.

Los principales biomas de Venezuela pueden dividirse en áreas boscosas; que comprenden selvas siempreverdes, tropófilas, bosques xerófilos y manglares, y áreas no boscosas; más comunes en Venezuela, constituidas por páramos, sabanas, dunas y planicies saladas.

1.- Las selvas pluviales o higrófilas son conocidas también con el nombre de bosques húmedos tropicales. Este bioma se desarrolla en regiones de alta temperatura y muy húmedos. Entre las especies más comunes figuran el Merecure (Couepia paraensis), el Castaño de monte (Pachira aquatica), el Coco de mono (Eschweilera parvifolia), el Matapalo (Ficus guianensis) y la Caraña (Protium heptaphyllum). Las selvas nubladas se desarrollan en ambientes de temperaturas moderadas o intermedias y alta humedad. En la Cordillera de la Costa, la selva nublada se presenta entre los 700 y los 2.500 m; en los Andes, generalmente, desde los 2.000 hasta los 3.000 msnm, y en las tierras altas de Guayana, entre los 1.000 y los 2.500 msnm. Entre las especies más conocidas figuran el Cedro amargo (Cedrela mexicana), la Mano de león (Oreopanax moritzii), el Muji (Prunus moritziana), el Marfil (Guettarda steyermarkii) y el Manteco negro (Ternstroemia acrodanta). Los bosques parameros se presentan por encima de las selvas nubladas, y solamente en las partes altas del estado Mérida, a una altitud entre los 2.980 y los 4.200 msnm con temperaturas que varían entre 2 y 11,5 °C, pudiendo presentarse nieve y hielo a 0°C. Las especies más notorias corresponden al frailejón de palito (Espeletia neriifolia), el Niquitaoíto (Bacharis prunifolia), el Huesito de pantano (Hypericum brathys), el Chicote (Aragoa lucidula) y el Quiboy (Hesperomeles peneltyoides).

2.- Las selvas tropófilas o bosques deciduos, caducifolios o veraneros se encuentran en áreas calientes, con precipitaciones entre 1.000 y 2.500 mm, y temperaturas entre 25 y 28 °C. Se extienden desde el nivel del mar hasta los 1.000 m. Estos bosques cubren extensas superficies en las partes bajas de los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Guárico, Cojedes, Anzoátegui, Monagas, Yaracuy y Falcón. Ocupan además grandes extensiones en el norte de Guayana, al oeste del estado Amazonas y en grandes zonas del centro del estado Zulia y del norte del estado Trujillo. Entre las especies más comunes, puede destacarse el Aceite (Copaifera pubiflora), el Algarrobo (Hymenaea courbaril), el Yopo (Adenanthera peregrina), la Caoba (Swietenia macrophylla), el Jabillo (Hura crepitans), la Ceiba (Ceiba pentandra), el Indio desnudo (Bursera simaruba), el Caruto (Genipa caruto), el Chupón (Pouteria carabobensis), Bucare (Erythrina poeppigiana), el Samán (Pithecellobium saman), el Araguaney (Tabebuia chrysantha), el Apamate (Tabebuia rosea), y el Roble (Platumiscium polystachium).

3.- Los bosques de galería, se desarrollan a lo largo de los ríos y varía en anchura y extensión, estando asociado con las sabanas llaneras. Se desarrolla en el bajo llano de los estados Apure y Barinas y en la parte sur del estado Guárico. Este bioma requiere de clima biestacional típico y períodos de lluvia y sequía muy marcados. Algunas de las especies más comunes corresponden a el Jobo (Spondias lutea), el Cajuro (Cordia collococa), el Guamo (Inga spuria), el Mangle (Alchornea castanifolia), el Uvero (Coccoloba caracasana) y el Toco (Crataeva tapia).

4.- Los bosques xerófilos, se desarrollan en regiones donde la precipitación anual es inferior a los 1.000 mm y las altitudes van desde el nivel del mar hasta los 1.500 msnm, con variaciones de temperatura entre los 23 y los 29 °C. Se extienden por la zona norte y costanera del país, penetrando en el interior de los estados Lara, Falcón y Anzoátegui. Se distinguen de este grupo, los espinares o chaparrales y cujizales; los cuales corresponden a bosques semisecos, con árboles cuya altura varía entre 8 y 15 m, y que presentan un aspecto de árboles pequeños y vegetación esparcida. La precipitación anual donde esta flora se desarrolla varía entre 800 y 1.000 mm. Algunas de las especies corresponden a el Cují Yaque (Prosopis juliflora), el Dividive (Caesalpinia coriara), el Cují torcido (Acacia tortuosa), el Yacure (Pithecellobium dulce), el Olivo (Capparis odoratissima) y el Trompillo (Jacquinia revoluta), y los cardonales; caracterizados por cardones y tunas, los cuales están distribuidos en algunas zonas de los estados Lara y Falcón, en las penínsulas de paria y la Guajira, en algunas zonas de la isla de Margarita, y en algunos valles de las montañas andinas, alrededor de Chama, Motatán y Ureña. Las áreas donde se desarrolla este tipo de vegetación se caracteriza por una precipitación anual inferior a los 600 mm, con una estación seca que dura de 7 a 10 meses. Las especies dominantes corresponden a el Buchito (Mammilaria mammilaris), el Cactus trepador (Acanthocereus tetragonus), el Buche (Melocatus curvispinus), la Tuna blanca (Opuntia caracasana), la Guasabara (Opuntia caribaea), Cardón guanajo (Pilosocereus moritzianus), el cardón dato (Stenocereus griseus), y el Guamacho (Pereskia guamacho).

5.- Los manglares, constituyen bosques especiales en las zonas costeras del norte y el oriente del país. Se distribuyen en las desembocaduras de los grandes ríos que surten el Golfo Triste, el golfo de Cariaco, las lagunas de Píritu, Unare, Tacarigua y Carenero, la costa de los estados Carabobo y Falcón hasta Chichiriviche, alrededor del lago de Maracaibo y en el delta del Orinoco. Los manglares se desarrollan generalmente en zonas de abundante precipitación anual, pero también se encuentran en áreas de gran aridez. Entre las especies más importantes se destacan el Mangle rojo (Rhizophora mangle), el Mangle blanco (Laguncularia racemosa), el mangle botoncillo (Conocarpus erectus) y el Mangle negro (Avicennia germinans).

6.- Los páramos, son formaciones características de las montañas andinas, desde el estado Táchira hasta los límites con el estado Lara. Se pueden presentar a 1.700 msnm en el páramo del Morro, en el estado Mérida, pero son más bien propias de altitudes comprendidas entre los 3.000 y los 4.700 m. Áreas con vegetación parecida a la de los páramos se encuentran en las regiones más altas de la Cordillera de la Costa, en el cerro Turimiquire del estado Sucre y en algunas partes del Distrito federal, como el cerro Naiguatá en el parque nacional El Ávila. La temperatura media anual imperante de los páramos es de 5°C o menos, y la formación de hielo, con temperaturas por debajo de 0°C; así como una precipitación anual de 600 mm. Algunas de las especies más comunes corresponden al Frailejón oscuro (Espeletia atropurpurea), el Frailejón de plata (Espeletia wedelli), el Frailejón tormentoso (Espeletia panosa), la Salvia real (Senecio andicola), el Tabacote morado (Senecio formosus), la Astra paramera (Aster marginatus), y el Cachito de venado (Hinterhubera imbricata).

7.- Las sabanas, están representadas por tierras cubiertas de gramíneas, donde pueden aparecer plantas arbóreas en forma esporádica. La mayor parte de las sabanas ocupan la región llanera, que comprende los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes, Guárico, Anzoátegui y Monagas, así como en los estados Bolívar, Sucre, Zulia, Aragua y Miranda. Las tres cuartas partes de los llanos venezolanos están representadas por vegetación de sabana. El clima de la región llanera se presenta con una temporada de sequía entre noviembre y abril, y un período de lluvia entre mayo y septiembre; con una precipitación anual de 1.000-2.000 mm. La temperatura media anual está entre 26 y 28°C. En los Llanos se distinguen tres tipos de vegetación, de acuerdo a su composición florística: sabanas de Trachypogon, sabanas de "banco", bajíos y esteros, y sabanas de Paspalum fasciculatum. La sabanas de Trachypogon están caracterizadas por la presencia de especies como el Chaparro (Curatella americana), el Alcornoque (Bowdichia virgilioides) y el Chaparro manteco (Byrsonima crassifolia). Las sabanas de "bancos", bajíos y esteros presentan especies como el Mastranto (Hyptis suaveolens), el Estoraque (Vernonia brasiliana), la Cola de vaca (Andropogon bicornis), la paja de agua (Hymenachne amplexicaulis), la Dormidera (Mimosa pigra) y la Guaica (Rochefortia spinosa). Por su parte, las sabanas de Paspalum fasciculatum presenta especies nobles como el Roble (Platymiscium polystachyum), el Cañafístolo (Cassia moschata), morichales como el Boroboro (Montrichardia arborescens), y palmares representados por el Higuerote (Ficus trigonata).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada